11 jun. 2014

Limpieza Facial Diaria



El día a día hace que nuestro rostro se ensucie con facilidad por el polvo, sudor, maquillaje y es aconsejable limpiarlo cada día, por ello hoy os traigo mi rutina diaria, es muy  fácil y en sólo unos minutos podemos hacerlo.

Lo primero que debemos saber es que tipo de piel tenemos para poder saber que productos son los adecuados para nuestra piel. En mi caso, mi piel es mixta.

RUTINA DE LA MAÑANA



Por las mañanas cuando me despierto, lo que hago es lavarme la cara y coger una toalla limpia que usaré durante todo el día como uso personal. Esto, muchas personas lo pasan por alto, pero es algo muy importante. Utilizar toallas de días anteriores o compartilas no ayuda a limpiar, sino a hacer el efecto contrario.


Al principio suelo tener el agua templada y voy pasándola a agua fría para ir despertándome poco a poco. 

Me seco con la toalla dándome toquecitos para no irritar la cara.

Cuando esta ya seca mi cara, me gusta coger una toallita y pasármela por la cara por si el día anterior al hacerme la limpieza nocturna me dejé algo en el olvido.

Por último, suelo echarme crema para tener mi piel hidratada para cuando me valla a maquillar ¡y listo!


RUTINA NOCTURNA



Antes de irme a dormir vuelvo a hacerme una limpieza facial y esta vez más duradera. Comienzo quitándome el maquillaje siempre con una toallita por mi rostro y cuello teniéndome mucho cuidado en la zona de los ojos. 
Después, me lavo la cara como lo hago por las mañanas, primero con agua templada y luego un poco más fría para que  mi piel se vaya acostumbrando. Seco con la toalla a toques.



Aquí viene la diferencia con la rutina de la mañana. Me aplico por la cara la leche limpiadora, cojo algodones (prefiero algodones redondos antes que discos pero con discos también vale), y empiezo a retirar la crema poniendo mayor incapie en las zonas donde pienso que puede ser más difícil de retirar el maquillaje. Cuando he terminado de retirarlo, en otro algodón echo tónico facial y me lo aplico cuidadosamente en la cara y cuello.



Por último, no puedo olvidarme de mi crema para hidratar ¡no puedo vivir sin cremas!

Espero que os haya servido, me encantaría saber como la hacéis vosotras, lanzo la pregunta:


Y tú, ¿cómo haces tu rutina facial diaria?